Aral Digital.- El grupo de alimentación Ebro Puleva, reestructurando su división azucarera, prevé cerrar tres plantas, Guadalcacín (Jerez), La Rinconada (Sevilla) y Peñafiel (Valladolid). Esta medida afectará a 231 empleados fijos, quienes podrán acogerse a un traslado o la prejubilación. Los tres cierres supondrán al grupo un coste de 175 millones de euros.

La razón de esta medida está en la reorganización del sector en la Unión Europea y que a Ebro Puleva le obliga a eliminar el 50% de su producción azucarera.

Los cierres irán sucesivos en el tiempo. El de la primera planta será inmediato, el de la otra fábrica andaluza se decidirá el próximo verano y el de Peñafiel se realizará en la campaña 2009/10.

Tras la reestructuración, las fábricas contarán con una plantilla para atender a las actividades que seguirán desarrollándose en ellas. En Rinconada permanecerán 30 trabajadores para la producción alcoholera, en Guadalcacín 20 empleados para almacenaje y envasado y en Peñafiel 10 trabajadores para la producción de azúcar líquido.

Ebro Puleva, además, ha anunciado que invertirá más de 72 millones de euros en Cádiz, de los que 36 millones se destinarán a su planta de biodiésel de Jédula en Jerez. Además, el grupo reformará sus plantas de La Bañeza (León), Toro (Zamora) y Miranda de Ebro (Burgos), en las que invertirá 22,8 millones de euros.