AMDPress.- El grupo Ebro Puleva obtuvo hasta septiembre un beneficio neto de 75,5 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2,5% en relación al mismo periodo del año anterior. Las ventas consolidadas cayeron, en cambio, un 4,9%, hasta 1.640 millones de euros.

Las cuentas de la compañía se han visto perjudicadas por la incorporación al perímetro de consolidación de su participación en la filial chilena Empresas Iansa. Ebro tiene el 23% de esta compañía, pero está obligada a consolidar la totalidad de sus cuentas. Iansa registró una caída de ventas del 12,64%, hasta 351,1 millones.

Asimismo, la empresa ha decidido provisionar, por recomendación de los auditores, 30,5 millones de euros por el litigio referente a las ventas de alcohol. La Audiencia Nacional desestimó el pasado verano el recurso presentado por la empresa contra la reclamación del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, que le exige 42 millones de euros por el impago de impuestos sobre el alcohol.