AMDPress.- El grupo alimentario Ebro Puleva registró un resultado neto consolidado de 100,8 millones de euros en 2003, lo que representan un crecimiento del 5,1% respecto al ejercicio anterior. El beneficio neto en los negocios centrales (azúcar, lácteos y arroz) fue de 86 millones, un 23% más que en 2002.

La facturación de Ebro Puleva fue de 2.002,9 millones, con un descenso del 7,3% en relación con el año anterior. En términos comparables, descontando los ingresos procedentes de las desinversiones en las compañías Proterra y Jesús Navarro, las ventas disminuyeron un 4%.

La deuda neta consolidada del grupo se situó en 349 millones al final del ejercicio, reduciéndose un 33,8%; mientras que los recursos propios aumentan un 8%, superando los 911 millones. De esta manera, el ratio de apalancamiento es del 38,3%, muy inferior al 62,5% del ejercicio anterior, lo que refleja “una gran solidez financiera y una elevada capacidad de endeudamiento para financiar el crecimiento”, según la compañía.

A este respecto, el grupo prevé que "2004 sea un año de posibles inversiones que permitan a Ebro Puleva ampliar su actividad, acrecentar su liderazgo en España y ganar dimensión en Europa".

Por líneas de negocio, las ventas de Azucarera Ebro, cabecera del negocio de azúcar, han crecido un 4,7% en 2003 por “la mejora de las ventas a clientes, tanto industriales como a la distribución, así como a las exportaciones”, explicó el grupo. Además, este área llevó a cabo el pasado año un plan de reestructuración y modernización industrial para adecuar su capacidad de producción a los niveles racionales de costes. (en torno a 100.000 toneladas al año). Este plan supuso el cese de la actividad molturadora de las plantas de Benavente (Zamora) y Monzón de Campos (Palencia) y su transformación en una maltería y una alcoholera en Monzón (ver ARAL Digital número 886) y un centro logístico en Benavente.

Por su parte, la evolución de la división láctea se vio favorecida por los incrementos de ventas de los productos de alto valor añadido (Puleva Calcio y Omega 3). El ejercicio 2003 estuvo marcado en este negocio por la reestructuración del negocio en dos sociedades (ver ARAL Digital número 875) y la compra a Abbott Laboratories de la marca Puleva en alimentación infantil (ver ARAL Digital número 782).

En arroz, área encabezada por Herba, se han concentrado la mayor parte de las adquisiciones del grupo durante el pasado año. Así, Ebro Puleva llevó a cabo la adquisición de las marcas en Alemania, Austria y Dinamarca de Kraft Foods (ver ARAL Digital número 705); la absorción de la empresa británica Stevens & Brotherton por parte de Joseph Heap, filial de Ebro Puleva en el Reino Unido (ver ARAL Digital número 812); la compra de Riceland-Magyarország, en Hungría (ver ARAL Digital número 848), y de Danrice y Danpasta, en Dinamarca (ver ARAL Digital número 866).

La filial chilena Iansa, de la que el grupo posee una participación del 23%, ha centrado su estrategia en la mejora de los márgenes y la rentabilidad. A este respecto, Ebro Puleva espera que la nueva ley de importaciones de azúcar, aprobada por el Parlamento Chileno, sea “muy favorable para Iansa ya que establece un marco regulatorio de estabilidad hasta el año 2014”.

Por último, la filial de biotecnología, Puleva Biotech, ha obtenido una cifra de negocios de 4,6 millones, un 26,4% más que en 2003. El resultado neto ha sido de 1,9 millones, con un crecimiento del 57,3%.