AMDPress.- La agencia de seguridad de los alimentos de Estados Unidos (FDA) ha autorizado que el aceite de oliva y todos los productos que lo contengan puedan mencionar en su etiquetado que su consumo reduce el riesgo de enfermedades coronarias. Esta iniciativa surge como consecuencia de la petición llevada a cabo por la Asociación del Aceite de Oliva de Norteamérica.

En concreto, se defiende que el consumo de grasas monoinsaturadas en una proporción de 13,5 gr./día de aceite de oliva acompañados de una dieta moderada baja en colesterol y grasas saturadas es beneficioso a la hora de evitar enfermedades coronarias futuras.

En este sentido, y como respuesta, la FDA ha manifestado que existen pruebas científicas que demuestran que el consumo de 23 gramos diarios de este tipo de aceite (dos cucharadas grandes) puede reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias, debido a las grasas monoinsaturadas que el aceite contiene. Sin embargo, la Agencia de Seguridad de los alimentos en EE UU afirma que estos posibles beneficios en la salud se producirán siempre que se lleve a cabo una sustitución de grasas saturadas por monoinsaturadas y no se aumente el número de calorías ingeridas diariamente.