Aral Digital.- Por detrás del precio y la marca del producto, el 58% de los consumidores españoles tiene en cuenta el tamaño y el formato de los envases de su cesta de la compra. Así lo refleja “El estudio de factores socioeconómicos relacionados con la compra de productos envasados” realizado por Nielsen para Ecoembes, sociedad sin ánimo de lucro encargada la de la recogida selectiva y reciclaje de los envases ligeros (envases de plástico, latas y briks) y los envases de cartón y papel.

El estudio analiza las más de 5.000 referencias más compradas por 8.000 hogares españoles, en 100 categorías de productos, con el objetivo de diseñar una ‘cesta tipo’ del hogar medio español. Por otro lado, analiza los hábitos de consumo de dichos hogares y determina las prioridades y razones de elección de los tamaños y formatos de los productos envasados.

El estudio revela que no existe una cesta de la compra única del consumidor español, sino que la cesta de cada familia depende de las necesidades del hogar. Los usuarios no prefieren mayoritariamente los envases grandes o pequeños, sino que la elección de formatos depende de la adaptación del producto envasado a sus necesidades personales y familiares.

Jóvenes que viven solos, familias con niños y parejas maduras muestran hábitos de consumo muy diferenciados en función de su actividad laboral y el tiempo disponible en su hogar (grandes, pequeños, monodosis, etc.).

En el sector de la alimentación envasada, en general, los consumidores prefieren envases pequeños y, preferentemente, en monodosis. Actualmente, las familias son poco numerosas y los envases grandes hacen que los productos les puedan caducar.

En productos frescos, los jóvenes prefieren comprar, cada vez más, productos envasados, frente a los de mayor edad que expresan su preferencia a que les atiendan, les recomienden y puedan escoger la cantidad de producto que desean.