La asociación de Amistad hispano-francesa Mujeres Avenir ha celebrado el II Encuentro Responsabilidad Social Corporativa, durante el cual se han analizado las experiencias y desafíos en las empresas españolas y francesas. Se trata de la segunda entrega de un evento en el que ha colaborado el despacho Pérez Llorca.

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) contribuye al desarrollo sostenible a través de la integración voluntaria por parte de las empresas de preocupaciones sociales y ambientales en su actividad empresarial. Según los últimos estudios, ya el 73% de los consumidores españoles demandan marcas responsables a la hora de adquirir un producto o un servicio y ante las exigencias de sus clientes, las empresas procuran dar una respuesta equilibrada entre actividad y sostenibilidad.

Es necesario conocer en profundidad la ley 11/2018: un nuevo marco normativo que exige de la preparación, elaboración y presentación de un informe no financiero que debe ser depositado en el registro mercantil cada año por las empresas junto con las cuentas anuales y el informe de gestión

En el acto de inauguración de este encuentro –con la presencia de representantes de más de 120 empresas, profesionales e instituciones– María Luisa de Contes, presidenta de Mujeres Avenir, destacó la importancia para las corporaciones y Pymes de “conocer en profundidad la ley 11/2018, un nuevo marco normativo que exige de la preparación y presentación de un informe específico de resultados no financieros, y aporta a las empresas una mejora reputacional, transparencia y confianza por parte de empleados y clientes, una realidad que ningún directivo puede ignorar”.

Por su parte, Laura Pérez, socia del área de Laboral de Pérez-Llorca, incidió en las normativas y regulaciones que rigen la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas, con la implantación de la ley 11/2018.  Para esta  jurista, las empresas han de ser conscientes de los impactos que provocan en la sociedad y trabajar sobre ellos con acciones voluntarias que permitan mejorar la vida de sus empleados, las comunidades y la sociedad en su conjunto.

“Estamos viviendo un momento en el que cada vez la sociedad tiene mayor conciencia medioambiental, social y económica hacia nuestro entorno, y son especialmente las Pymes las que tiene que recordar que la ley te obliga a informar de lo que tienes y de lo que no tienes. Deben de adaptar sus estrategias empresariales y asegurarse que su compañía cumple con la ley”, según explicó Pérez.