La cooperativa de Moguer (Huelva) Cuna de Platero ha comenzado los preparativos de una nueva campaña de frutos rojos en la que se ha marcado un objetivo claro: ofrecer al consumidor una fruta con la máxima calidad y sabor. Para ello, "nuestras plantas se cuidan con mimo desde los viveros, en la plantación y durante su crecimiento y desarrollo del fruto", según ha explicado el director general de Cuna de Platero, Juan Báñez.

La productora y comercializadora de frutos rojos selecciona cuidadosamente sus variedades. La evolución en la producción de fresa está marcada por su importante apuesta por la I D, desarrollando variedades que responden a los criterios de calidad, sabor y vida post cosecha demandados por sus clientes y por los consumidores. Para esta campaña, más del 65 % de hectáreas se plantará de variedades autóctonas, como Rábida, Primoris o Rociera. Además, disponen de las variedades Fortuna y la holandesa Calinda, que ha creado buenas expectativas.

La entidad onubense contará con unas 900 hectáreas de cultivo. Como novedad, esta campaña adquieren mayor protagonismo cultivos como el arándano y la frambuesa. Tal y como ha indicado Báñez, "hemos apostado por mantener las hectáreas de fresas, que sigue siendo el cultivo mayoritario, y aumentar el de estas dos berries, ya que su demanda sigue creciendo".

Estas semanas la cooperativa realiza labores de preparación en el campo para el comienzo de una nueva campaña agrícola con la plantación de la fresa a comienzos de octubre. Será en esta época también cuando se incluyan nuevas plantaciones de arándano. En el caso de la frambuesa, una parte de la plantación se está realizando ahora para poder tener fruta en diferentes momentos de la campaña.