AMDPress.- El Comité de Gestión de Materias Grasas de la Unión Europea (UE) ha acordado el retraso de la aplicación de las nuevas normas de comercialización del aceite de oliva establecidas en el Reglamento de la Comisión 1019/02, de 13 de julio de 2002, hasta el 1 de noviembre de 2003, como había establecido en un principio el Consejo de Ministros comunitarios.

A juicio de la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (ANIERAC), se trata de una medida justa porque “el reglamento estaba redactado de una forma confusa”. Con él, la Comisión pretendía anticipar el etiquetado de aceites de oliva y de orujo con las nuevas denominaciones y parámetros identificadores al 1 de noviembre de 2002, para que un año después todo el aceite comercializado en la Unión Europea estuviera correctamente etiquetado según las nuevas normas.

Se trataba de un plazo “muy corto”, según ANIERAC, que obligaba a un gasto económico importante por la inutilidad de las etiquetas utilizadas hasta ahora, y un gran esfuerzo inversor en el nuevo etiquetado y en estrategias de marketing para que el consumidor se acostumbre a las nuevas normas de identificación de los aceites.