AMDPress.- Un hogar catalán gasta 1.951 euros anuales en productos envasados de gran consumo, cifra que se sitúa 82 euros por encima del gasto de un hogar promedio español, que alcanza los 1.869 euros. Esta es una de las conclusiones del estudio “Geografía del Consumo en España”, que ha publicado TNS Worldpanel, y que descubre las diferencias de consumo entre Comunidades Autónomas.

El informe de TNS revela también que, a pesar de que los hogares catalanes gastan más al hacer la compra, el factor precio resulta más importante para ellos. La mayoría de los catalanes coincide con el conjunto de españoles en valorar antes que el precio otros factores, como que la tienda esté bien cuidada y organizada y que la atención del personal sea buena. No obstante, el 27% de los catalanes declara que el precio es el factor principal de compra, mientras que, en toda España, ese porcentaje asciende sólo al 21%. Racional y planificado, el consumidor catalán declara no comprar cosas sólo porque las ve en estanterías o anuncios y esforzarse en seguir un estricto presupuesto para no gastar más dinero del que tiene pensado.

A lo largo del año, el consumidor catalán realiza 78 visitas a los lineales, en las que gasta 25 euros por término medio en productos envasados de gran consumo. El 23% de este gasto se realiza los sábados, algo más que en el conjunto de España (21%). Por formatos, el consumidor catalán destaca por escoger en mayor medida el canal de proximidad, incluyendo supermercados, discount, mercados, canales especialistas y tiendas de alimentación.

En este sentido, Montse Roma, responsable de Marketing de TNS Worldpanel, ha comentado: “El mayor nivel de precios inherente a las áreas metropolitanas y una tasa de inflación superior al conjunto de España están pesando sobre el consumidor catalán, que gasta más que la media”. “Gracias a este estudio estamos identificando muchos rasgos diferenciales que permiten a fabricantes y distribuidores tomar decisiones a nivel regional mucho más fácilmente”, añade Roma.