AMD Press.- Los españoles, preocupados por su salud, han elevado el consumo de los chicles sin azúcar un 10%; mientras que en el caso de los caramelos, siguen prefiriendo los que incorporan azúcar, ya que los sustitutivos ha experimentado un descenso de 2%, según el estudio elaborado a instancias de Palatinit, filial del grupo Südzucker, que comercializa el sustitutivo del azúcar Isomalt, elaborado a partir de auténtico azúcar de remolacha.

La población española se gastó el año pasado 320 millones de euros (53.244 millones de pesetas) en chicles y caramelos, de los cuales, un 88% eran sin azúcar en el primer caso, y un 43% en el segundo. De cada diez pesetas gastadas en el consumo de dulces en nuestro país, 6,5 se destinan a chicles y 3,5, a caramelos.

España es el segundo país en consumo de chicles sin azúcar, situado detrás de Gran Bretaña, que tiene un 88%; y ocupa el mismo puesto en cuanto a los caramelos, sector donde le precede Suiza, con el 46%. El ranking se completa, en el caso de los chicles, con Italia (73%), Alemania (69%), Francia (59%), y Estados Unidos (52%); y con Alemania (27%), Italia (24%), y Estados Unidos (18%), en el de los caramelos. A nivel internacional, pues, el mercado sin azúcar es mucho más potente en el sector de los chicles que en el de los caramelos