El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, ha presentado, en la sede del Ministerio, los datos del Informe de Consumo Alimentario en España 2018, que ofrece una visión de conjunto del comportamiento alimentario en el país, tanto dentro como fuera del hogar. No se recogen, el consumo realizado por los turistas ni el realizado en instituciones y colectividades. Como novedad, el informe de este año profundiza en los aspectos sociodemográficos del consumo.

En la presentación, Planas ha destacado que los alimentos españoles son el producto del buen hacer de nuestra agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, transformado por la industria y distribuido hasta el consumidor final por una amplia red de canales de compra. Para el ministro, “la alimentación dice mucho y muy bueno de España”.

Un 66,5% del gasto se destinó al consumo doméstico y un 33,5% se efectuó fuera del hogar

El gasto total en alimentación en 2018 ascendió a 103.077,41 millones de euros, que ha supuesto un incremento del 0,5% respecto a 2017. De ellos, un 66,5% se destinó al consumo doméstico y un 33,5% (34.539 millones de euros) a consumiciones fuera del hogar.

En cuanto al volumen, el consumo total en España alcanzó la cifra de 33.464,38 millones de kg/l., de los que un 86,1% se consumió en el hogar y un 13,9% fuera de casa. Como media, cada español ingirió en torno a 767,87 kg/l. de alimentos y bebidas, y un gasto de cerca de 2.526,28 euros. Tanto el consumo como el gasto per cápita fue mayor dentro del hogar que fuera.

Los hogares españoles gastaron 68.538,1 millones de euros

El gasto total dentro de los hogares españoles ascendió a 68.538,1 millones de euros, lo que supone un 1,6% más que en 2017. Este incremento se debe al aumento del precio medio (1,8%), ya que el volumen total adquirido se fue del 0,2% menos.

El ministro ha matizado que no es posible generar un consumo mayor cuando en términos de población no existe un crecimiento poblacional sostenido ni asociado. También ha señalado que para entender la evolución del consumo, hay que analizar aspectos relacionados con el número de hogares en España y su composición. Así, el estancamiento de la población, el menor tamaño de las familias o la edad de sus componentes están condicionando el consumo.

En este contexto de estabilidad en el consumo, los productos frescos representan un volumen consumido del 39,5%, y un valor del 42,9%. El precio medio de los productos frescos, superior a la media de alimentación, hace que el hogar destine un presupuesto similar al año pasado, aunque en volumen compre menos.

Los productos que suponen un mayor volumen de consumo son las frutas, hortalizas, patatas frescas, leche y derivados lácteos. Juntos representan más del 50% de los kilos consumidos en los hogares españoles. En valor, los españoles gastan más en carne y pescado, un 33,6% del presupuesto en alimentación en el hogar.

El consumo total en España alcanzó la cifra de 33.478 millones de kg/l., de los que un 86,1% se consumió en el hogar y un 13,9% fuera de casa

Del informe se desprende que los españoles tienden hacia productos listos para consumir (ensaladas de IV gama, platos preparados o cápsulas de café), y reducen la ingesta de azúcares y de proteínas de origen animal. También adquiere un protagonismo especial el consumo de aceite de oliva, con incrementos del 9,2% en volumen de aceite virgen y 7,2% en virgen extra.

A la luz de estos datos, el ministro ha indicado que los españoles en general cuidan su alimentación y están dispuestos a gastar más en productos que ofrecen un valor añadido, como aceite de oliva virgen extra o chocolates con mayor contenido de cacao. También ha señalado que los hogares con hijos son los que concentran mayor proporción de consumo en relación a su peso poblacional, junto con las parejas adultas sin hijos, y retirados. Por su parte, los hogares de jóvenes consumen menos en casa.

Asimismo, las comunidades con mayor consumo per cápita en el hogar son las Islas Baleares, Cataluña, Canarias, Galicia, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha y País Vasco, todas por encima de la media nacional. El gasto per cápita más alto se produce en el País Vasco junto con Cataluña, seguido por Galicia.

Respecto a los establecimientos de compra de alimentación, el supermercado es el canal preferido por los consumidores, asumiendo la mitad del volumen total de ventas. En alimentación fresca, los súper y las tiendas especializadas son los canales que presentan mayor cuota.

La alimentación  fuera del hogar incrementó su volumen un 3,5%

Por otra parte, el gasto en alimentos y bebidas fuera del hogar ascendió a 34.593,32 millones de euros, con un volumen consumido de 4.637,4 millones de kg/l. El consumo fuera de casa es el impulsor del consumo alimentario total, con un incremento en volumen del 3,5%.

En volumen, fuera del hogar se consumen más bebidas (69%) que alimentos (31%), mientras que la proporción se invierte en términos de valor (40% en bebidas y 60% en alimentos) principalmente por el efecto que tiene el precio medio total y el tipo de producto que se consume. Como media, cada español ingirió en torno a 138,18 kg/l. y gastó cerca de 1.029,15 euros.

El ministro ha detallado que el consumo per cápita fuera del hogar aumenta con la edad. Así, los mayores (de 60 a 75 años) son los que más consumen fuera de casa, mientras que los jóvenes menores de 34 años son los que menos consumo representan. Los momentos de mayor consumición fuera de casa son las comidas y las cenas, con mayor presencia de alimentos y, por lo tanto, de volumen consumido.

El consumo fuera de casa es el impulsor del consumo alimentario total, con un incremento en volumen del 3,5%

De los datos se observa que los españoles prefieren consumir en compañía, bien con la familia (30,7%), los amigos (27,1%) o en pareja (14,6%), siendo la celebración el motivo principal de consumo (27,4%).

Por tipo de productos, fuera del hogar destaca el consumo de hortalizas, carne, pan, pescados y mariscos, mientras que las frutas no tienen tanto peso en el consumo extradoméstico. En cuanto a bebidas, cerveza y agua concentran cerca del 55% de bebidas fuera de casa.

Hábitos y tendencias

Por último, Planas ha ofrecido detalles de los hábitos y tendencias del consumidor español. Así, las comidas principales del día presentan estabilidad, relacionado con la buena evolución de las comidas y cenas fuera de casa.

Se evidencia asimismo que los españoles se dirigen hacia la simplificación del menú en las comidas y las cenas, donde la versatilidad y la conveniencia son la clave en el consumo. En concreto, los españoles consumen más plato único y menos menú completo, y el plato para compartir o acompañar está cada vez más presente. La ensalada verde es el plato más presente en el menú de los hogares, donde la ensalada de tomate gana presencia.

La simplificación afecta también al cocinado, pues los hogares apuestan por aquellos modos de preparación más rápidos y saludables (plancha, sin cocinar/frío y hervido/vapor).