El congreso Aecoc 2014, el mayor punto de encuentro del sector del gran consumo en España, arrancó en Madrid con el análisis económico de la situación y perspectivas de la mano del presidente de Aecoc y de Cortefiel, F. Javier Campo, y del economista internacional Luis Garicano. Ambos han coincidido en señalar el deterioro institucional y la pérdida de autoridad moral de la clase política como "un problema gravísimo para el desarrollo económico", y "uno de los principales problemas para la recuperación económica de nuestro país".

En este escenario en el que "tampoco una parte del empresariado ha estado a la altura", según el presidente de Aecoc "debería aflorar esa mayoría silenciosa de empresarios que sí está trabajando con seriedad y transparencia para sacar adelante sus negocios y contribuir a la recuperación económica".

En opinión del presidente de Aecoc, las reformas financiera y laboral emprendidas en el transcurso de la crisis están dando resultados, como se demuestra en la recuperación de la confianza –con el descenso de la prima de riesgo-, el buen comportamiento de las cifras de exportación, la incipiente generación de empleo o la buena evaluación del sector bancario, que vuelve a contemplar la financiación privada como una de sus prioridades.

Una visión compartida por un 70% de los empresarios del sector presentes en la sala, casi el doble que hace un año, que consideran que el PIB crecerá este año aunque sin generar empleo de forma significativa. También un 60% aseguró, mediante el sistema de votación interactiva, que realizará inversiones moderadas este año, y un 28% que ese incremento en sus inversiones será notable.

Invertir en capital humano

Tanto Javier Campo como Luis Garicano coincidieron en señalar la importante pérdida de productividad registrada en los 10 últimos años en nuestro país. Un freno fundamental para el crecimiento económico que se puede combatir desde la inversión en inteligencia, mediante la educación, formando buenos profesionales, y la I D i.

En opinión de Garicano, "no hay atajos para recuperar al país. Hay que invertir en capital humano (universidades) y reformar las instituciones (luchando contra la corrupción)". En este sentido, añadió que "la gente tiene que adquirir responsabilidad sobre su propia formación. La empleabilidad trasciende al papel de la universidad y hoy contamos con recursos que lo facilitan". Garicano también apuntó al papel de las empresas en este ámbito que, en su opinión, "deben invertir más aún en la formación de sus empleados más jóvenes".

Unas recomendaciones que un 64% de los directivos reunidos admitió como recetas válidas para que nuestro país pueda reinventarse, porque "no queda más remedio" que confiar en ellas. 

Un escenario de recuperación 

Por su parte, Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio del Ministerio de Economía y Competitividad, expresó durante su intervención en el congreso que "España ya no vive por encima de sus posibilidades". García-Legaz se ha apoyado en los datos macroeconómicos que dibujan un escenario de recuperación, al menos en lo referente a la competitividad e internacionalización de la economía española. "Somos el país que más rápidamente ha solucionado su desequilibrio exterior".

A falta de un día para conocer los datos referentes al tercer trimestre de 2014, "la economía española acumula 5 trimestres de crecimiento" ha señalado el secretario de Estado, que ha querido reforzar este mensaje optimista con datos relativos a la mejoría de la imagen de España en los mercados internacionales: "Los costes de financiación de España están en mínimos históricos lo cual es una señal inequívoca de que los inversores internacionales confían en la economía española y su capacidad de generar ingresos para afrontar sus pagos de deuda".

En un contexto de creciente globalización de los mercados, García-Legaz ha incidido en que "el 90% del crecimiento económico de los próximos 20 años va a estar fuera de la Unión Europea, lo que exige, no sólo internacionalizarse, sino hacerlo fuera de nuestro mercado más inmediato". 

El secretario de Estado de Comercio ha abogado también por potenciar la internacionalización de la economía española y recordado que en 2013 las exportaciones supusieron un 35% del total de PIB español "frente al 25% que suponían hace menos de 10 años". En esta mejoría ha resultado fundamental el aumento de la base exportadora de nuestra economía que ha sumado 50.000 nuevas empresas desde 2007 a las 100.000 compañías que ya vendían fuera entonces.