AMDPress.- El Grupo Calvo, fabricante de conservas de pescado con sede en Carballo (La Coruña), ha invertido 39 millones de dólares (unos 42,5 millones de euros) en la puesta en marcha de una nueva factoría en Punta Gorda, en la región de La Unión (El Salvador), inaugurada ayer, 3 de septiembre, por el presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga.

Esta planta, que supone la creación de 700 empleos, dispone de una superficie total de 10 hectáreas en las que se procesarán 70.000 toneladas de atún al año, abarcando el ciclo completo de fabricación de conservas y perecederos. La factoría, desde la que se abastecerá a toda América y al Este de Europa, servirá como plataforma de expansión en el mercado estadounidense.

Por otro lado, la compañía ha destinado parte de esta inversión a la construcción de dos buques atuneros, con tripulación y bandera salvadoreña. El Montelucía cuenta con una capacidad de captura de 1.800 toneladas; mientras que El Monterocío podrá capturar hasta 1.500 toneladas.

El Grupo Calvo, líder en el mercado español de conservas de túnidos en la distribución moderna, con una cuota del 14%, según datos de IRI España, alcanzó en 2002 unas ventas de 235 millones de euros y un EBITDA de 23,8 millones.

En el primer semestre de 2003, la compañía ha registrado una facturación de 138,22 millones de euros y un beneficio operativo de 6,67 millones de euros, lo que representan un incremento del 12,6 y 10,6 por ciento, respectivamente, respecto al mismo período del pasado ejercicio.

Como se recordará, el grupo conservero realizó el pasado mes de agosto una ampliación de capital de 24 millones de euros, que significó la entrada de los primeros socios externos en su accionariado. Caixanova, Caja Castilla La Mancha Corporación y Caja de Burgos suscribieron la citada operación y se hicieron con el 22% del capital de Calvo. En concreto, Caixanova se hizo con el 11% del accionarido y Caja Castilla La Mancha y Caja de Burgos adquirieron un 5,5%.