AMDPress.- La progresiva incorporación de los platos preparados a los hábitos de consumo y el lanzamiento de nuevos productos, en buena medida con un mayor grado de elaboración y precio, explican la tendencia de crecimiento que ha seguido el mercado de platos preparados en los últimos años. Así, tras crecer un 8% medio anual en valor en el período 2002-2004, para 2005 se apunta un aumento del 7%, con una facturación de 1.238 millones de euros, registrando un incremento que podría repetirse en 2006. Estas son las conclusiones de un estudio reciente de la consultora DBK sobre este sector.

El mercado de platos preparados alcanzó en 2004 los 1.155 millones de euros, lo que supuso un incremento del 7,4% respecto a la cifra contabilizada en 2003. De este modo, en los tres últimos años, el crecimiento del mercado se ha estabilizado en torno al 7-9% (9,3% en 2002, 8,0% en 2003 y el 7,4% citado en 2004), tasa no obstante inferior a la contabilizada en el período 1999-2001, cuando como media anual se situó en el 12%.

Por grupos de productos, el mayor dinamismo en el área de refrigerados impulsó al segmento de platos preparados y precocinados congelados y refrigerados, el cual contabilizó en 2004 la mayor tasa de aumento ( 8,3%), hasta situarse en 755 millones de euros. Por su parte, el segmento de cocinados esterilizados aumentó un 7,5%, hasta 215 millones de euros, tasa de crecimiento que alcanzó el 3,9% en el caso de los deshidratados, hasta 185 millones.

En 2004 operaban en el sector de platos preparados unas 270 empresas con actividad relevante, que generaron un volumen de empleo aproximado de unos 16.000 trabajadores, es decir, unos 59 empleados por empresa. Los principales fabricantes han continuado haciendo en los últimos años un importante esfuerzo innovador, así como en materia de inversión publicitaria, que ha traído consigo un aumento sostenido del valor del mercado.

Casa Tarradellas, Gallina Blanca, Grupo Pescanova, Nestlé y Freigel ocupan las primeras posiciones en este mercado, reuniendo conjuntamente el 51,9% del valor total en 2004, participación que asciende hasta el 64,7% al considerar los diez primeros operadores. A pesar de la alta rivalidad y la sólida posición de los principales operadores, la amenaza de entrada de nuevos competidores es importante, especialmente en el segmento de congelados y refrigerados, al cual podrían acceder nuevos grupos alimentarios.

A corto y medio plazo, las previsiones de evolución en el sector apuntan hacia una prolongación del tono de crecimiento de la demanda, que se traducirá en tasas de variación del mercado en términos de valor del orden del 6-7%. Concretamente, en 2006 cabe esperar una moderada desaceleración en el ritmo de crecimiento, de manera que en dicho ejercicio aquél alcanzaría los 1.320 millones de euros, con un aumento de algo más del 6,5%.

A pesar del previsible incremento de la tasa de consumo de platos preparados, a medio plazo las empresas del sector deberán hacer frente a un gradual endurecimiento de la competencia, en un marco caracterizado por el incremento del número de referencias, líneas de producto y marcas. Así, la innovación de productos, la diversificación de la oferta, la mayor orientación al canal horeca y la expansión geográfica se presentan como tres ejes de desarrollo fundamentales para estas empresas.