Aral Digital.- Las industrias lácteas españolas sufrirán este año una subida de los precios sin precedentes, lo que repercutirá, inevitablemente, en el consumidor. Además, teniendo en cuenta que las lácteas negocian con la distribución los precios con más de dos meses de anticipación al momento en que deben comprar el producto en el campo, dado que no puede almacenarse. De esta manera, los márgenes sufrirán un impacto negativo en un sector en el que los costes están muy ajustados.

Ya en el primer semestre, los precios pagados por las industrias al ganadero han crecido un 15%. Sólo en el último mes, la cotización subió un 4%. Para la segunda parte del año, se espera un incremento del precio en origen del 20%.

Así, las tres primeras marcas en España, Central Lechera Asturiana, Grupo Pascual y Puleva, que ya han aumentado precios, creen que seguirán subiendo los mismos.