Ayer se descubrieron 29 nuevos brotes de fiebre aftosa en el Reino Unido, una cifra que según el Ministerio de Agricultura Británico eleva a 164 el número de explotaciones afectadas por esta enfermedad. Estos casos se hicieron públicos poco después de que el ministro de Agricultura británico, Nick Brown, anunciara que la crisis de al fiebre aftosa estaba bajo control.