AMDPress.- El grupo alimentario Ebro Puleva ha obtenido un resultado consolidado de 87,03 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un crecimiento del 15,2% respecto a los 75,53 millones del mismo período del ejercicio anterior.

Según el comunicado remitido por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la facturación ha alcanzado 1.507,4 millones de euros, con un descenso del 8,1%, “como consecuencia de la desinversión en negocio no rentables o estratégicos (los activos de la cadena de supermercados chilena Proterra y la compañía Jesús Navarro)”.

Asimismo, el resultado antes de impuestos ha caído un 8,3%, quedando fijado en 123,83 millones, y el beneficio neto de explotación ha bajado un 4,7%, hasta 131,290 millones.

Los negocios centrales del grupo han reducido su facturación por el retroceso de las divisiones de arroz y lácteos, motivado por “las difíciles condiciones del mercado de materia prima” y “la estrategia de abandono de los litros de menor componente de valor añadido", respectivamente.

Por otro lado, las áreas claves aumentan su EBITDA un 0,7% y el resultado ordinario crece un 5,7% por una menor carga financiera. En este sentido, el negocio azucarero ha incrementado sus ingresos en un 5,8%, el resultado bruto operativo, en un 1,9%; y el resultado ordinario, un 4,7%; el arrocero, ha cedido un 6,8% en facturación; un 10,4%, en EBITDA; y un 9,1% en ganancias netas; mientras que el área de lácteos ha cedido un 24,9% de su facturación; su resultado bruto de explotación crece un 2,1% y el resultado ordinario, un 5,8%. Asimismo, el grupo destaca que la marca Puleva acumula en lo que va de año una subida de los ingresos del 2,7%. Por último, Ebro Puelva ha reducido la deuda neta consolidada en 107,4 millones, pasando de 449,1 a 341,7 millones. Según el grupo, “la gestión del capital empleado, la venta de Proterra y la sana generación operativa de fondos han permitido esa favorable evolución”.