AMDPress.- El grupo Ebro Puleva obtuvo un resultado neto de 24,44 millones de euros en el primer trimestre del presente ejercicio, prácticamente la misma cantidad que la obtenida en el mismo periodo de 2001. Según la compañía líder del mercado alimentario español, esta estabilidad se debe, en gran parte, al incremento de la fiscalidad, ya que la compañía ha tenido que desembolsar hasta marzo en concepto de impuestos 5,5 millones de euros más que el año anterior. Un incremento que responde al gran número de operaciones de compra-venta realizadas. De hecho, el resultado antes de impuestos del grupo se ha incrementado un 17%, hasta 33,3 millones de euros.

En cuanto a la cifra de negocios del grupo, en estos tres primeros meses se situó en 513,84 millones de euros, frente a los 516,54 del ejercicio anterior, lo que supone un descenso del 0,52%, que la compañía que preside José Manuel Fernández Norniella achaca “a la debilidad en el consumo de productos tradicionales”.

Asimismo, la empresa destacó en el comunicado remitido a la CNMV que sus previsiones para este ejercicio pasan por alcanzar un crecimiento del resultado para este año superior al 20% “porque las perspectivas de evolución futura de los negocios y, particularmente, para este ejercicio, continúan siendo positivas”. En este sentido, la empresa confía en una recuperación de su filial chilena, a pesar de que en el primer trimestre generó unos pérdidas de 1,8 millones de euros; así como una “muy buena” evolución de las ventas de productos de mayor valor añadido y en una clara mejora de la eficiencia, principalmente, de su negocio azucarero.