AMDPress.- El sector de masas congeladas mantiene su fuerte ritmo de crecimiento. Durante el pasado alcanzó una facturación de 488 millones de euros, un 29% más que en 2001 y un 40% más que hace dos años, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Masas Congeladas (Asemac), entidad que representa el 85% del mercado nacional.

Según la patronal, 248 millones de euros correspondieron al pan, que creció un 30% respecto a los 190 millones de euros de 2001; mientras que la bollería sumó 240 millones de euros, un 28,3% más.

Para el presidente de Asemac, Felipe Ruano, el sector seguirá creciendo en el presente ejercicio, aunque a tasas menores, ya que poco a poco va madurando. En cualquier caso, según Ruano, el mercado de masas congeladas mantiene potencial de crecimiento para los próximos cinco años.

En el lado contrario, las exportaciones se ha estancado en los últimos ejercicios, debido a la instalación en diferentes zonas de Europa de nuevas plantas de producción, más competitivas al abaratar los costes de transporte. Para potenciar estas ventas al exterior, siete de los 26 miembros de Asemac crearon Frozen Dough from Spain, marca común bajo la que estructuran su actividad promocional internacional.

Respecto a la posibilidad de procesos de concentración en el sector, Felipe Ruano, presidente también de la firma Berlys Alimentación, apuntó que todavía hay margen para operaciones empresariales, puesto que de los socios de Asemac, seis son grandes empresas y 20 son medianas y pequeñas empresas. En este apartado, las novedades más importantes durante el pasado año fueron la compra de Frida Alimentaria por parte del Grupo Fripan por 100 millones de euros (ver ARAL Digital 425) y la ampliación hasta el 100% de la participación de Panaderías Navarras (Panasa) en Berlys Alimentación (ver ARAL Digital 649).

Por último, Felipe Ruano reclamó a la Administración una reforma de la reglamentación de la pastelería y bollería, similar a la realizada en el pan, para actualizar una legislación que data de 1970 y que no recoge la existencia del sector de masas congeladas.