AMDPress.- La nueva normativa sobre el etiquetado y seguimiento de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) entró en vigor el pasado viernes, 7 de noviembre, aunque los operadores no estarán obligados a cumplirla hasta dentro de seis meses.

La norma -que fue ratificada en julio por los Quince y se publicó en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas (DOCE) el pasado 18 de octubre- exige la plena identificación, en las etiquetas de cualquier producto, de la presencia de transgénicos cuando su proporción supere el 0,9% de la composición del alimento. Además, establece que en un producto se permita la presencia accidental de hasta un 0,5 % de producto con OGM no autorizado aún, pero sobre el que exista un informe científico favorable.