Aral Digital.- Europastry invierte 20 millones de euros en el centro que tiene en Valmoll (Tarragona) para incrementar su capacidad y producir nuevos formatos de pan rústico. Así, además del pan Gran Reserva, también se elaboran la baguette Gran Reserva y el Bastón. Esta inyección económica se suma a la realizada el año pasado, que ascendía a 45 millones, y que entre las dos han supuesto la creación de más de 150 puestos de trabajo.

Las previsiones que maneja la compañía apuntan a que, al término de 2010, las ventas del pan Gran Reserva registrarán un crecimiento cercano al 20%. El pasado ejercicio, Europastry alcanzó una facturación global de 371 millones de euros, de los que el 15% pertenece al capítulo de la exportación y el 5% a la comercialización de nuevos productos. Para este año, la multinacional española tiene previsto invertir 10,3 millones de euros en I D i.

Tal y como aseguran desde el propio fabricante, “en menos de tres años desde el lanzamiento del pan rústico Gran Reserva en España, se ha convertido en un producto de referencia en mercados tan exigentes como Francia, Alemania y Holanda”. En la elaboración de este pan, que se comercializa a través de las marcas Frida, Fripan y Yaya María, se invierten más de ocho horas con una triple fermentación natural y la utilización de levaduras madre.