La multinacional catalana Europastry ha vendido a FoodBOX su división retail, compuesta por 51 establecimientos propios y franquiciados de las enseñas de L'Obrador, SantaGloria y Molí Vell. La operación responde a la estrategia de la compañía de centrarse en su actividad principal, la elaboración de masas congeladas para pan y bollería, y en potenciar su internacionalización. Europastry cuenta con centros productivos en España, Portugal, Estados Unidos y Turquía, y está presente en 40 mercados. La compañía cerró 2013 con una facturación de 400 millones de euros.

La multinacional catalana tiene en la internacionalización y en la innovación sus bases de crecimiento. El año pasado entró en Turquía con la puesta en marcha de una planta en Estambul, y también en el mercado estadounidense, con la entrada en el capital de Wenner Bakery. Asimismo, ultima la inversión en una nueva planta de producción en Oldenzaal, Holanda.

La red retail de Europastry está formada por 42 establecimientos propios y nueve franquicias de las enseñas L'Obrador, SantaGloria y Molí Vell. La facturación conjunta es de 15 millones de euros y la plantilla, de alrededor de 270 personas. "El crecimiento de la división retail nos hacía entrar en algunos casos en competencia con nuestros propios clientes, una situación que queremos evitar a toda costa", explica Jordi Gallés, presidente de Europastry.