La firma bodeguera Félix Solís ha destinado una inversión de más de 3,9 millones de euros (650 millones de pesetas) a la construcción de un nuevo almacén robotizado y climatizado, el más grande de Europa en su género, con 2.985 metros cuadrados de superficie. Dotado con las más modernas condiciones climática para la conservación de los vinos a temperaturas cambiantes, dependiendo de las necesidades de cada caldo, el nuevo almacén triplica la capacidad de la firma manchega hasta los 14 millones de botellas (18.766 paletas, frente a las 5.385 que se almacenaban con anterioridad).