El Grupo Ferrero - a través de su filial CTH - ha anunciado hoy la adquisición del negocio de galletas de marca propia y minorista de Fox, que hasta ahora pertenecía al fabricante inglés Northern Food Grocery Group Limited (NFGG). 

El negocio que adquiere Ferrero ha generado unas ventas de aproximadamente 157 millones de libras (GBP), (172 millones de euros), durante los últimos 12 meses.

Con sede en Reino Unido, NFGG es el fabricante de las galletas Fox y Rocky, así como de otras reconocidas marcas del sector. La compañía inició su actividad en el mercado de galletas de Reino Unido en 1853, y cuenta con un conocimiento de marca muy alto entre los consumidores, así como un posicionamiento sólido en todos los segmentos de la categoría de galletas. Como parte de la operación, Ferrero también adquirirá dos plantas de producción situadas en Kirkham y Batley.

A través de esta adquisición, Ferrero espera aumentar su presencia en el segmento de galletas, del mismo modo que lo hizo anteriormente con las adquisiciones de Biscuits Delacre y del Grupo Kelsen. 

La transacción está supeditada a las condiciones habituales de cierre y a las aprobaciones regulatorias, y se espera concretar en los próximos meses.