El Grupo Ferrero y sus empresas afiliadas ("Ferrero") ha adquirido el negocio estadounidense de chocolate de Nestlé por 2.800 millones de dólares en efectivo. Esta división de Nestlé en EE.UU. generó unas ventas de alrededor de 900 millones de dólares en 2016.

Esta operación permitirá a Ferrero adquirir más de 20 marcas estadounidenses que incluyen icónicas marcas de chocolate como Butterfinger, BabyRuth, 100Grand, Raisinets, Wonka y el derecho exclusivo de la marca Crunch, así como marcas de caramelos como SweeTarts, LaffyTaffy y Nerds.

Con esta transacción, Ferrero se convertirá en la tercera empresa más grande en el mercado de confitería de EE.UU., donde es conocida por los caramelos Tic Tac, los bombones Ferrero Rocher, la crema de avellana Nutella, las marcas de chocolate Fannie May y Harry London, y Ferrara Candy Company, recientemente adquirida por una empresa afiliada de Ferrero y cuyo portfolio de marcas incluye las gominolas Trolli, Brach's y Black Forest.

Ferrero adquirirá las plantas productivas de Nestlé en Estados Unidos, localizadas en Bloomington, Franklin Park e Itasca (Illinois), incluyendo los colaboradores, y continuará operando a través de las oficinas en Glendale (California), así como desde sus otras ubicaciones actuales en Illinois y Nueva Jersey.

"Estamos muy entusiasmados con la adquisición del negocio estadounidense de chocolate de Nestlé, que cuenta con un portfolio sobresaliente de marcas icónicas con una rica historia y un enorme conocimiento. En combinación con la presencia actual de Ferrero en EEUU, incluidas las recién adquiridas Fannie May Confections Brands y Ferrara Candy Company, tendremos una escala mucho mayor, una oferta más amplia de productos de alta calidad para los clientes a través de snacks de chocolate, dulces y categorías estacionales, así como nuevas y emocionantes oportunidades de crecimiento en el mercado del dulce más grande del mundo. Tenemos ganas de dar la bienvenida a Ferrero al talentoso equipo de Nestlé y continuar invirtiendo y desarrollando todos nuestros productos y marcas en este mercado estratégico clave y atractivo", ha afirmado Giovanni Ferrero, presidente ejecutivo de Grupo Ferrero.

Por su parte, Lapo Civiletti, CEO de Grupo Ferrero, ha indicado que "nuestro compromiso de ofrecer valor a los consumidores y clientes de Norteamérica se verá reforzado con la llegada a nuestro portfolio de marcas tan potentes de confitería y chocolate".

La transacción está sujeta a las condiciones de cierre habituales y aprobaciones regulatorias y se espera que cierre hacia finales del primer trimestre de 2018. Credit Suisse Securities, Davis Polk y Wardwell LLP y Lazard asesoraron a Ferrero.