AMDPress.- Alimentos Congelados, filial del Grupo Findus, prevé invertir 7,4 millones de euros en mejoras industriales y marketing durante 2003, ejercicio en el que espera alcanzar una facturación de 70 millones de euros, lo que supondría un crecimiento del 7,69% respecto a 2002.

Durante el pasado año, la firma invirtió 6,9 millones de euros, de los que 3,2 millones se destinaron a mejoras en el proceso productivo y 3,7, a la división de marketing. En el presente ejercicio, Alimentos Congelados mantendrá estable el gasto en marketing, mientras que aumentará hasta 3,7 millones el montante dirigido al desarrollo de sus infraestructuras de producción.

En lo que se refiere a las ventas, la compañía registró unas ventas de 65 millones de euros en 2002, con un incremento del 3%. Según los responsables de Alimentos Congelados, este crecimiento ha sido consecuencia del rediseño de la estrategia industrial, comercial y de marketing para reforzar su marca, “Findus”.

Asimismo, subrayaron que la apuesta por nuevos productos en el segmento de vegetales congelados con un alto grado de elaboración, materializada en el lanzamiento de “Brasador” y “Wok”, significó un crecimiento del 40% en las ventas de productos para consumo en el hogar durante el pasado ejercicio. En este sentido, la firma también ha lanzado las gamas de productos destinados a la restauración y ha anunciado la próxima salida al mercado de nuevos productos.

Por otro lado, la compañía ha analizado las consecuencias del plan de saneamiento impuesto desde el año 2000. En concreto la firma valora en el 40% la reducción de los volúmenes de venta, mientras que la cifra de negocio ha bajado el 17%. En el lado contrario, ellos márgenes han crecido el 200%, gracias al cambio de la política de precios, la mejora de la cartera de productos y la racionalización de su estructura productiva.

Alimentos Congelados, que cuenta con una plantilla media de 570 personas, produce los vegetales congelados en su plantas de Badajoz y Olmedo (Valladolid); mientras que que la mezcla, envasado, almacenaje y distribución se desarrolla en Marcilla (Navarra).