Fini, multinacional española especializada en la fabricación y distribución de golosinas, ha implantado una nueva división de franquicias para impulsar su desarrollo nacional. Bajo la marca Fini, la empresa ha establecido un plan de crecimiento mediante el que espera abrir 10 tiendas a lo largo de 2015 que se sumarán a las dos que actualmente tiene operativas, con el principal objetivo de posicionarse como la primera cadena de su sector en España.

Su experiencia empresarial, con más de 40 años en el canal impulso, ha llevado a la compañía a liderar el mercado con una facturación de 130 millones de euros el pasado ejercicio. En base a este éxito ha diseñado su innovador modelo de negocio, cuyos principales valores diferenciales son, además de la importancia que representa ser fabricantes, el diseño de sus locales y la variedad de producto.

La multinacional pondrá a disposición de la red de franquicias respaldo a través de su estructura que, en estos momentos, cuenta con una plantilla de más de 1.400 empleados en sus dos factorías, en España y en Brasil, cuatro delegaciones españolas y cinco sedes internacionales; pilares en los que apoya la distribución a más de 80 países de todo el mundo.

La inversión necesaria para poner en funcionamiento una franquicia Fini gira en torno a 70.000 euros, para locales con un mínimo de 60 m2 ubicados en poblaciones con más de 70.000 habitantes.