Freixenet ha logrado alcanzar un acuerdo para adquirir el 60% de la empresa bodeguera australiana Wingara Wine Group, tras dos años de negociaciones. La compañía española ha llevado a cabo esta operación cuyo coste total asciende a 21,57 millones de euros (3.590 millones de pesetas), mediante la compra de acciones y a través de una ampliación de capital de 16,78 millones de euros (2.973 millones de pesetas). El 40% restante del capital quedará en manos de la familia Younghanns, fundadora de la empresa.

Con esta operación la compañía española reforzará su posición en el mercado de los vinos del “nuevo mundo”, es decir, los procedentes de Australia, Chile, Sudáfrica, Estados Unidos, Argentina y Nueva Zelanda. Se trata de un mercado en plena expansión a nivel internacional en el que Freixenet ya participa a través de su filial californiana.

Wingara, con sede central en Melbourne, dispone de dos bodegas ubicadas en las mejores zonas vinícolas de Australia, en Coonawarra (Australia del Sur), donde la empresa elabora la marca Katnook Estate, una de las más prestigiosas del país, y en Midura (Victoria). La empresa australiana registró una facturación en el pasado ejercicio de 21,64 millones de euros (3.600 millones de pesetas) y su producción ascendió a 4,32 millones de botellas, de las que exportó el 50%, principalmente a Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá.