El grupo Freixenet ha entrado en el mercado francés por la puerta grande. La firma catalana ha adquirido el 100% de la firma bodeguera Yvon Mau, segundo productor de vinos de Burdeos, la denominación de origen más importante del mundo, por 23,6 millones de euros (3.927 millones de pesetas). Se trata de una operación, calificada de por Freixenet de “estratégica a nivel global e histórica”, que catapulta a la firma española a la décima posición a nivel mundial en el ranking de empresas vinícolas, con un un volumen de negocios que se elevará hasta los 510,8 millones de euros (85.000 millones de pesetas) anuales y una plantilla de 1.500 trabajadores. La bodega francesa aportará una facturación anual de alrededor de 84 millones de euros (cerca de 14.000 millones de pesetas) y una importante red comercial que se extiende a 65 países.

Yvon Mau, cuya marca principal es Yvecourt, es la sexta exportadora de vino francés y la décima empresa vinícola del país galo, con una producción anual de 37 millones de botellas. Además desde hace dos años era el distribuidor de Freixenet en Francia, lo que a juicio de la firma española ha simplificado el acuerdo de compra.

Yvon Mau, que comercializa en el mercado exterior el 54% de su producción, potenciará la posición de Freixenet en el segmento de vinos de calidad, concretamente duplicará su capacidad de producción de vinos que pasará a suponer el 40% del volumen total de la firma española. Hasta ahora el 80% de su producción era de cava.

La operación, ha sido financiada con recursos propios, aunque un 25% del pago ha quedado aplazado hasta julio de 2004, se suma a la reciente inversión del grupo español en la bodega australiana Wingara, que supuso un desembolso de 21,6 millones de euros (3.600 millones de pesetas) por el 60% de su capital.