AMDPress.- El grupo Freixenet está cerca de culminar las negociaciones para hacerse con la Bodega Masía Chandon que el grupo Louis Vutton Moët Hennessy posee en la localidad catalana de Sant Cugat de Sesgarrigues, en el Alto Penedés. Según la compañía vitivinícola española, el acuerdo para hacerse con la planta de elaboración y embotellado de cava y sus 122 hectáreas de terreno se podría cerrar antes de fin de mes.

Las ventas de Freixenet crecieron un 31% en el ejercicio 2001-2002, alcanzando una cifra de 528 millones de euros. Según la firma, este incremento se debió a la consolidación en los resultados del volumen de negocio de Yvon Mau, firma francesa por la que pagó 23,60 millones de euros, y la australiana Wingara Wine Group, adquirida al 60% por21,6 millones de euros.

El grupo, la novena compañía mundial del sector, obtuvo unos beneficios de 25,6 millones de euros, un 54,49% más que en el anterior, en el que cayeron un 8%. La mayor parte de esas ganancias procedieron de la actividad en España, especialmente mediante la exportación.