AMDPress.- El grupo de vinos, zumos y bebidas refrescantes J. García-Carrión alcanzó en 2002 una facturación de 320 millones de euros, con un crecimiento del 27%, y unos beneficios de 12 millones, un 30% más que en 2001.

Según aclaró el presidente de la firma murciana, José García Carrión, es el cuarto año consecutivo que la compañía obtiene crecimientos de entre el 20 y 30%. Además, confirmó que espera que el programa de inversiones destinado a ampliar la producción permita doblar las ventas en 2003 y alcanzar unas ventas de 800 millones de euros en 2008.

Con este objetivo de consolidar su posición en el mercado europeo, la empresa familiar concentrará los esfuerzos industriales en España. En este sentido, en los últimos tres años las inversiones rondaron los 84 millones de euros, partida con la que se acometieron grandes proyectos entre los que cabe destacar el de Daimiel (Ciudad Real), centro logístico de la empresa y con capacidad para 500 millones de litros, o la construcción de la bodega de Ribera del Duero Viña Arnáiz.

De igual forma, J. García-Carrión ha ampliado su portafolio de productos con vinos de distintas denominaciones de origen, con la elaboración de gazpacho, con la elaboración de sus zumos o en el recién estrenado negocio de las cremas naturales, la diversificación acometida en la empresa facilitará su posicionamiento en el mercado.

Este esfuerzo inversor se ralentizará entre 2003 y 2006, con unas inversiones previstas del orden de unos 42 millones de euros, que irán destinarán de manera principal a la renovación y modernización de las nuevas bodegas.

No obstante, la firma tiene previsto construir una planta en Huelva. Con un presupuesto de entre 30 y 35 millones de euros, las instalaciones tendrán capacidad para unos 300 millones de kilogramos ó 150 millones de litros de zumos y requerirán la producción de 8.000 hectáreas de naranjas. Este centro, que contará con los últimos avances tecnológicos y cuya construcción comenzará a finales de este año, exprimirá las naranjas al cabo de cuatro horas desde su recepción para garantizar una óptima calidad.