AMDPress.- Grupo Codorníu ha incrementado su facturación un 7,6%, pasando de los 196,59 millones de euros conseguidos en el ejercicio 2001-2002 a los 211,662 millones de euros en el ejercicio 2002-2003, en el que la empresa ha invertido 13 millones de euros.

Por segundo año, el resultado neto se ha visto beneficiado por un crédito fiscal y ha ascendido a 11,58 millones de euros. Esta cifra supone un descenso del 1,6%, por el efecto de la depreciación del dólar en sus inversiones en Estados Unidos. Por el contrario, el beneficio bruto creció un 11,39%, hasta 10,69 millones de euros.

Por otra parte, el mercado exterior ha alcanzado los 52,76 millones de euros que, frente a los 45,31 millones logrados en el ejercicio anterior, suponen un aumento del 16,4%. Actualmente, la proporción de las ventas de los productos de elaboración propia de Codorníu es del 70% para cava y del 30% para vino, con el objetivo de alcanzar el 40% para este último en los próximos años.

Concretamente, los vinos han experimentado un alza del 15,1%, frente al crecimiento del 2,7% de los cavas. A los vinos del grupo ya consolidados, Codorníu ha añadido este año los primeros caldos procedentes de las bodegas que ha construido en Argentina (Séptima), Ribera del Duero (Legaris) y Valle del Cinca (Nuviana).

Como parte de la etapa de consolidación que ha iniciado el Grupo Codorníu, se prevé invertir 8,6 millones de euros que irán destinados, principalmente, a la plantación de viñedos en las distintas zonas vinícolas donde el grupo está presente, así como a la mejora de bodegas y a la adquisición de maquinaria.

Asimismo, la compañía estima que para el ejercicio 2003-2004 su facturación alcance los 228 millones de euros, lo que supondría un incremento del 8%, y unos beneficios antes de impuestos de 14,8 millones de euros, que representarían un aumento del 40%.