La compañía familiar especializada en la producción y distribución de conservas y especias, Grupo Dani, ha invertido más de 3 millones de euros en la mejora e implementación de nuevos procesos productivos durante la temporada 2018-2019.

En este periodo, la empresa ha dado comienzo a un nuevo ciclo inversor para continuar impulsando el desarrollo de sus palancas básicas de crecimiento como son el compromiso con la calidad, la innovación y la internacionalización. Las inversiones iniciadas en la temporada 2018-2019, que se suman a los 13 millones de euros de los 4 años anteriores, contemplan mejoras en los centros de producción de Chile, Reino Unido y España.

En la planta de Chile, pondrá en marcha una segunda línea de mejillón congelado y construirá una cámara frigorífica con capacidad de 1.000 toneladas de almacenaje

Dani está presente en Chile desde 1989, donde comenzó su internacionalización con la apertura de una planta de producción propia de conservas y congelados de pescado y marisco. Precisamente esta planta se ha convertido en uno de los principales destinos inversores de la compañía, que en este nuevo ciclo pondrá en marcha una segunda línea de mejillón congelado y construirá una cámara frigorífica con capacidad de 1.000 toneladas de almacenaje.

El segundo destino del plan de inversiones del Grupo son las dos fábricas dedicadas a la elaboración de berberecho que tiene en Reino Unido en las que invertirá cerca de 800.000 euros. Ambas verán reforzada la calidad de su producción a través de la implementación de nuevos métodos de depurado, así como con la implantación de una nueva línea de visión artificial, siguiendo con la apuesta de Dani por la innovación a través de la tecnificación de los procesos.

Con el objetivo de optimizar los procesos productivos, las inversiones en España han ido destinadas a la compra de nueva maquinaria para los centros que la compañía tiene en Carnota, A Coruña, y Vilassar de Mar en Barcelona. Precisamente, este último, es el que acoge la división de especias, su segunda gran área de actividad, cuyo portfolio ofrece cerca de 60 variedades y representa un 17% de la facturación global. En la temporada 2018-2019 la compañía ha obtenido un incremento del 7% respecto a la temporada 2017-2018.

La compañía cerró su ejercicio 2018-2019 con una facturación de 90,4 millones de euros, lo que representa un incremento del 10% respecto a la cifra de ventas del ejercicio anterior. Esta facturación se ha traducido en un Ebitda de 10,4 millones de euros. El mercado internacional ha supuesto un 30% de la facturación del grupo.