AMDPress.- El Grupo SOS, propietaria de las marcas de aceite Carbonell y Koipe, las galletas Cuétara y el arroz Sos, entre otras, obtuvo unas ventas de 311,6 millones de euros en el último cuatrimestre del pasado año, período formalizado como ejercicio 2003 para la adecuación del año fiscal y natural. Esta facturación supone un ascenso del 9,3% respecto al mismo período (septiembre-diciembre) de 2002.

Sin embargo, el grupo alimentario obtuvo un resultado neto de 4,4 millones, un 30,2% menos; un beneficio antes de impuestos de 3,6 millones (-54,8%); y un EBITDA (resultado bruto de explotación) de 17,3 millones (-26,6%).

Por áreas, el negocio aceitero, que representa el 61% de la facturación, fue el que registró un comportamiento menos favorable. Según la compañía, se ha visto perjudicado por “la coincidencia de este ejercicio atípico con el final de la campaña de aceite de oliva 2002/03 y la evolución al alza de los precios”. La menor producción y la escasez de oferta provocó una subida de los precios en origen, mientras que el Grupo SOS ha resaltado que “fiel a su política comercial marquista de precios estables a largo plazo (...), se centró en una mejora de la política de aprovisionamiento”.

El área de galletas, que supuso el 17,5% de las ventas, ha incrementado sus ventas un 3,2% en 2003 por la incorporación de productos integrales, dietéticos y el incremento del surtido. Por su parte, la facturación de la división arrocera ha crecido un 7%, en el que han tenido similar peso los arroces largos e integrales y el tradicional, favorecido por el consumo de la población inmigrante y por la tendencia hacia una alimentación más sana. Por último, el negocio de diversificación (caramelos, aceitunas, etc) ha aumentado su peso con la adquisición de ACYCO, en cuyas instalaciones se han concentrado la producción, proceso que la compañía espera que empiece a rentabilizarse a partir del presente ejercicio.