AMDPress.- La filial nacional del grupo cervecero holandés Heineken facturó 812 millones de euros durante el pasado ejercicio, cifra muy similar a los 814 millones alcanzados durante 2001. De igual forma, el resultado bruto de explotación (EBITDA) se situó en 155 millones de euros, un 1,9% menos que los 158 millones de 2001; mientras que el resultado antes de impuestos fue de 11 millones de euros, un 53% más que el registrado en los doce meses anteriores, y el beneficio neto consolidado fue de 8 millones de euros, por los 7 millones del año precedente.

Según el presidente de la compañía, Carlos de Jaureguízar, estos resultados coinciden con la situación general del sector cervecero en España. En los últimos años, este mercado había tenido una continua progresión al alza en torno al 2 ó 3% anual; sin embargo, durante 2002, el sector ha tenido que hacer frente a factores como una climatología adversa, la recesión económica y el descenso del turismo, aspectos que inciden directamente sobre el consumo de cerveza.

Además, Carlos de Jaureguízar ha destacado el impacto negativo sobre las ventas que ha tenido la obligación de las autoridades de Competencia de deshacerse de alguna de sus marcas para dar el visto bueno a la fusión de Cruzcampo y El Aguila. Mientras que enseñas como Heineken, Cruzcampo y Amstel Aguila, entre las cervezas tradicionales, o Bucler y Kaliber, entre las sin alcohol, han tenido un comportamiento similar al del total del mercado. En cualquier caso, la compañía ha resaltado la evolución de la marca Heineken, que ha continuado creciendo y se ha afianzado como líder del segmento de cervezas internacionales.

El presidente de Heineken ha apuntado también que la firma sólo se plantea crecer a través de sus marcas, para lo que continuarán con su política de inversiones destinadas a mejorar las técnicas de producción y a presentar nuevos productos. En este sentido, la firma ha comenzado a comercializar recientemente Legado de Yuste, cerveza de abadía que se elabora en la fábrica que la compañía posee en Arano (Navarra). Además, Heineken España posee otras cuatro plantas en el territorio nacional, situadas en Sevilla, Madrid, Valencia y Jaén.