Holanda y Japón anunciaron el viernes el cierre temporal de sus fronteras al ganado porcino español como medida de precaución, ante el brote de peste porcina clásica detectado en una granja de Soses (Lleida).