ARAL Digital.- “El acuerdo de libre asociación aprobado por el Parlamento Europeo supone un duro golpe para los intereses de los citricultores valencianos”, ha señalado el presidente de IGP ‘Cítricos Valencianos’, José Barres Gabarda. “Con este acuerdo, las entradas de clementinas marroquíes a la Unión Europeas pasan del contingente actual de 130.000 tn/año a las 175.000 tn/año, lo que supone un incremento considerable del 35%. El caso de las naranjas todavía es más grave porque hay una absoluta liberalización de las exportaciones de las producciones alauitas al mercado comunitario”, ha añadido.

Además, Barres Gabarda apunta que “todo ello, sin ningún estudio de impacto económico sobre los productores europeos, sin garantías de que Marruecos continúe con sus habituales incumplimientos de contingentes de exportación y sin compensaciones por las pérdidas económicas y de trabajo que supone este acuerdo. Uno de los aspectos clave, sin tener certeza que las producciones marroquíes no tengan los mismos requisitos fitosanitarios que se les exige a las producciones europeas”.

Además el máximo responsable de IGP ‘Cítricos Valencianos’ critica la hipocresía de los eurodiputados que han votado a favor. Barres Gabarda se muestra claro y conciso: “Por una parte, en beneficio de la sanidad de los ciudadanos europeos, impone duras exigencias en materia de usos de fitosanitarios y de cultivo en general y por otra, abren la puerta de par en par para que entren producciones de países como Marruecos que no están obligados a las mismas exigencias, poniendo en peligro la seguridad alimentaria de los consumidores”.

Ante esta situación, Gabarda apunta: “Ante esta aberración, se pone de manifiesto que la única garantía que tienen los consumidores de adquirir cítricos producidos en la Comunitat Valenciana y con todas las exigencias que marcan las reglamentaciones europeas en materia de calidad, es comprar cítricos certificados y por tanto, con la etiqueta de la IGP ‘Cítricos Valencianos’.