AMDPress.- La sociedad Incardapsa, “joint venture” -formada por las empresas Dapsa y Carsivar- ha adquirido recientemente el 50% de las acciones del Matadero Carnes de Sierra de Madrid, situado en Villalba (Madrid). Esta joint venture pretende dar un giro a la gestión del matadero frigorífico y adaptarlo a las necesidades del cliente. La gestión la desarrollará por completo la compañía Dapsa -de gran relevancia en el ámbito de los productos de casquería-, ampliando así sus servicios.

Esta nueva sociedad implantará un sistema de gestión basado en “soluciones a la carta”; en palabras de su presidente y director general de Dapsa, Fernando Díaz, “supone un modelo inédito en este sector productivo, cuya máxima será ofrecer al cliente un servicio completamente adaptado a sus necesidades y preferencias”. Así, este servicio integrado aglutina el conjunto de procesos productivos e industriales en la cadena de gestión de carne de vacuno.

De esta manera, el cliente podrá optar por una gestión integral: desde el cebadero, al sacrificio, despiece, fileteado y envasado, hasta la comercialización final. La estrategia comercial de Incardapsa tratará de ampliar la cartera de clientes, especialmente entre los centros de venta directa al consumidor, como super e hipermercados.

Por otro lado, Incardapsa prevé realizar una serie de inversiones entre 2004 y 2006, en cuyo periodo la inversión será de 2 millones de euros y se llevará a cabo para ampliar las cámaras de refrigeración y las salas de sacrificio de la instalación situada en Villalba.

Finalmente, en cuanto a las previsones de actividad del centro de sacrificio para 2004, se sitúan en un promedio superior a los 3.150 animales cada mes (que supone hasta 38.000 al año). Esta cifra, comparándola con el ejercicio de 2003 (2.200 al mes y 26.000 al año) implica un incremento de un 46%.