El grupo belga Interbrew, la tercera cervecera a nivel mundial, reforzará su expansión en el mercado internacional con la adquisición de la alemana Brauerei Beck, cuarto productor del sector en su país. El precio de la operación, que según un comunicado de la firma belga todavía debe ser sometida a la aprobación de los accionistas de Beck y a las autoridades de la competencia, asciende a más de 1.800 millones de euros (alrededor de 300.000 millones de pesetas).

La firma alemana, fabricante de la marca de cerveza Beck`s, produce anualmente más de 5,5 millones de hectolitros de cerveza y exporta el 60% a más de 120 países, siendo Estados Unidos su principal mercado. Una significativa presencia en el mercado norteamericano, la de Beck's, que permitirá a Interbrew, aumentar su cuota en el mercado estadounidense de cerveza de importación en más de un 20%.

Pero además, según el consejero delegado de la cervecera belga, Hugo Powell, “la compra de Beck encaja con la estrategia de Interbrew de comprar marcas fuertes y con potencial de crecimiento en sus mercados locales”.