Aral Digital.- La compañía Kellogg ha publicado su primer informe global de responsabilidad corporativa. En este informe se refleja “de manera transparente y concisa” el progreso hasta ahora alcanzado por la compañía, así como los desafíos a los que se enfrenta y la dirección hacia la que se va a orientar próximamente con respecto a sus cuatro áreas clave: Medio Ambiente, Productos y consumidores, Nuestra gente, y Comunidad.

Así, en este primer informe Kellogg ha puesto de manifiesto que, de cara a 2015, busca reducir entre un 15 y un 20% el uso de energía, emisiones de gas con efecto invernadero y el consumo y gasto de agua por cada tonelada de alimentos producidos partiendo de una base de 2005. Por lo que a productos y consumidores se refiere, Kellogg ha desarrollado los Criterios Nutricionales Globales de Kellogg’s (KGNC), que determinan qué productos pueden ser publicitados directamente a los niños menores de 12 años y además proporcionan información sobre innovación y desarrollo de los productos. A finales de 2008, “Kellogg cumplió con su compromiso de publicitar a niños menores de 12 años sólo aquellos productos que cumplían con los criterios nutricionales KGNC. Adicionalmente, la compañía desarrolló de forma voluntaria el etiquetado nutricional en forma de Cantidad Diaria Orientativa o CDO; llevó a cabo la reformulación de productos y mejoró sus estrategias de líneas de productos sanos y la seguridad y calidad de sus productos”, aseguran desde la propia compañía.

Asimismo, Kellogg es una compañía formada por 32.000 empleados en todo el mundo, en donde “la diversidad es uno de los elementos diferenciadores de Kellogg España, donde trabajan profesionales de 10 nacionalidades distintas y casi el 70% de los puestos de dirección están ocupados por mujeres” señaló Bill Derrenger, presidente y consejero delegado de Kellogg España. En los próximos años, la Compañía Kellogg apostará por invertir en diversidad y programas de integración e incorporación a la compañía, adaptándose a las tendencias demográficas del futuro.

“La Compañía Kellogg se preocupa por las comunidades en las que opera y creemos que es nuestra responsabilidad invertir en ellas para su crecimiento”, según destacó David Mackay, presidente y consejero delegado de Kellogg. La compañía proporciona ayudas de carácter económico, realiza programas de voluntariado y dona alimentos a diversas fundaciones y organizaciones benéficas de las comunidades en las que opera e incluso en otras regiones en las que no lo hace.