Aral Digital.- Kellogg Company ha concluido 2010 con una facturación de 9.012 millones de euros, que supone un descenso del 1,4% respecto a los datos del ejercicio anterior (9.142 millones). Por su parte, el beneficio neto de la compañía se ha cifrado en 901,5 millones de euros, es decir, un 2,6% más que el registrado en 2009 (878,2 millones).

Por regiones, el área de América del Norte ha facturado 6.108 millones de euros, un 1,3% menos que en el año pasado (6.187 millones), mientras que la cifra de negocio en Europa ha alcanzado los 1.621 millones, que significa un retroceso del 5,5%. América Latina también ha registrado un descenso en su facturación, hasta totalizar 671 millones de euros, y sólo en la región Asia-Pacífico se han producido crecimientos en las ventas netas del 13,5%, hasta los 612 millones de euros.

“Pese a que 2010 ha tenido sus problemas, hemos tomado las medidas necesarias para posicionar a la compañía en una situación de éxito con vistas a largo plazo”, explica John Bryant, presidente y CEO de Kellogg Company. “Esperamos que 2011 continúe discurriendo en un entorno operativo difícil, pero estamos seguros de que con la ejecución exitosa de nuestra estrategia podemos lograr nuestros objetivos y conseguir un crecimiento sostenible a largo plazo”, ha concluido el responsable de la firma.