Aral Digital.- El grupo alimentario Kraft Foods ha cerrado el tercer trimestre del año con un beneficio neto atribuido de 678 millones de euros, lo que supone un incremento del 22,3% respecto al mismo periodo de 2010, tal y como ha apuntado la empresa, que ha revisado al alza su previsión de resultados.

Ademas, la cifra de negocio de la multinacional estadounidense, que planea separar sus actividades en dos compañías independientes cotizadas a lo largo de 2012, alcanzó los 9.725 millones de euros, un 11,5% más. “Nuestras inversiones en marketing y nuevos productos siguen proporcionando un crecimiento de alta calidad a pesar de haber adoptado subidas de precios significativas para compensar el mayor coste de las materias primas”, ha explicado la consejera delegada de Kraft, Irene Rosenfeld.

En este sentido, entre julio y septiembre, Kraft Foods ha elevado sus ingresos un 4,4% en Norteamérica, mientras que la facturación en Europa ha aumentado un 16,1% y en los emergentes ha mejorado un 20,3%. No obstante, en los nueve primeros meses del año, la multinacional ha obtenido un beneficio atribuido de 1.983 millones de euros, un 24,5% menos, mientras que sus ventas aumentaron un 12%, hasta 29.174 millones de euros.

A raíz de la mejora de sus resultados en el tercer trimestre, la compañía ha revisado al alza su previsión de crecimiento orgánico de las ventas en 2011, hasta al menos un 6%, frente al 5% anterior, mientras que ahora prevé que su beneficio operativo por acción sea de al menos 2,27 dólares, frente a los 2,25 dólares anteriores. “Hemos revisado al alza nuestras perspectivas debido al fuerte momento que atraviesan toodas y cada una de nuestras áreas geográficas”, ha remarcado el vicepresidente y director financiero de Kraft, David Brearton.