Aral Digital.- El grupo alimentario Kraft Foods ha cerrado el primer trimestre con un beneficio neto de 662 millones de dólares (493 millones de euros), lo que significa un incremento del 10,2% respecto al mismo periodo del año anterior. Por su parte, la facturación ascendió a 9.396 millones de dólares (7.018 millones de euros), lo que representa un descenso del 6,5%.

La facturación de la compañía con sede en Northfield (Illinois) descendió un 19% en Europa, si bien el descenso fue más atenuado en Norteamérica (-1%). En los mercados en vías de desarrollo, el descenso de los ingresos alcanzó el 7,5%.

Por otra parte, Philadelphia, una de las marcas del grupo alimentario, se ha comprometido a reducir el impacto medio ambiental gracias a la utilización de un nuevo envase que dejará de emitir 732 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera al reducirse el material necesario para su fabricación.