A partir de hoy, 17 de abril, las cooperativas de caficultores en Colombia tendrán que asumir por su cuenta los costos que antes pagaba el Fondo Nacional del Café: comisión por compra, fletes del punto de venta a los puertos, seguro de transporte, etc. Unos gastos que las cooperativas trasladarán a los cafeteros. Esta medida adoptada por la administración Pastrana, según la organización Unidad Cafetera Nacional, supondrá una reducción del precio interno de compra del café e implicará una profunda modificación en el sistema de comercialización, convirtiendo al grano en un producto como el resto de los del sector agroalimentario, es decir, sometido a la voluntad de las empresas privadas.