AMDPress.- La Comisión Europea publicó el pasado viernes, 28 de noviembre, el informe anual de competitividad que analiza la productividad y el empleo en el seno de la UE. Como conclusiones generales apunta que, para mejorar el nivel de vida, es necesaria la recuperación del crecimiento de la productividad y el aumento de las tasas de empleo.

Según el informe 2003, el comportamiento de la productividad varía ampliamente entre los Estados miembros. Las regiones que presentan un mayor crecimiento de la productividad son las que poseen una fuerte estructura empresarial con buenas relaciones científico-industriales.

Precisamente, las empresas que registran un alto crecimiento de su productividad y crean empleo son aquellas que invierten en nuevas tecnologías, y en concreto, en tecnologías de la información y comunicación (TIC).

Con respecto a la productividad laboral, el informe destaca que en los países en vía de adhesión se ha potenciado en los últimos años debido al aumento de la producción industrial paralela a la reducción del empleo industrial. Los bajos costes laborales son un punto positivo que les ayudarán a competir con algunas empresas de alta tecnología.