La holandesa Heineken ha sido autorizada por la Comisión Europea a adquirir el control de las actividades de producción y distribución de cerveza de la alemana Bayerische BrauHolding, cuyas marcas principales son Paulaner y Kulmbacher.

Ambas compañías han creado una empresa común, denominada Brau Holding International, con objeto de poder realizar la operación y encargada de agrupar en un futuro las actividades en el sector de la cerveza de Bayerische BrauHolding con Heineken.