AMDPress.- La cooperativa Virgen del Rosario de Córdoba inicia una nueva etapa en la que quiere apostar por una mejora en la distribución de los productos para lo que, entre otras medidas, se ha decidido la instalación, adecuación e implantación de una planta envasadora bag-in-box para lograr “una mejor comercialización del vino y así poder adaptarse a las exigencias del mercado”.

La cooperativa, que cuenta con 174 socios que elaboran más de 100.000 arrobas de vino, ampliará, asimismo, sus instalaciones con un almacén para productos fitosanitarios, utillaje y pequeñas herramientas para cubrir todas las necesidades. La entidad tendrá una estación suministradora de carburantes en las instalaciones.

La nueva etapa comenzó con la renovación de los miembros del consejo rector de la cooperativa, presidida ahora por Juan Miguel Fernández Jiménez. Los socios poseen unas 300 hectáreas de viñedo y en la última campaña de vendimia se recogió una cosecha de unas 2.500 toneladas de uva.