AMDPress.-La Asociación Española de Fabricantes de Yogur y Postres Lácteos Frescos (AEFY), integrada en la FENIL y de la que forman parte 21 empresas lácteas españolas que representan de forma conjunta el 97% de la producción, manifiesta en un comunicado su “oposición frontal al posible cambio de la Norma de Calidad del Yogur, mediante el Proyecto de Orden Ministerial del MAPA que ha salido a la luz, por la inseguridad e indefensión jurídica en que quedaría sumido el sector productor”. La patronal del sector ha rechazado y se ha opuesto desde 1998 a las distintas propuestas de modificación de la Norma de Calidad de Yogur, ya que los cambios pretendidos pasan porque se pueda utilizar la denominación de yogur en postres lácteos termizados, lo que beneficia a un único fabricante, Leche Pascual. Éste representa una mínima parte de la producción nacional, sólo un 3%, y además sus productos no son ni técnica ni legalmente yogur, explican desde la AEFY.