AMDPress.- La Federación Española del Vino (FEV), asociación que concentra más del 75% de la producción vitivinícola española, entiende que la Ley del Vino, aprobada el pasado jueves, 26 de junio, por el Congreso de los Diputados, “viene a establecer el marco jurídico básico que garantizará la leal competencia entre empresas en todo el territorio nacional”. Además, esta patronal explica que la nueva normativa avanza en la consolidación de empresas y marcas fuertes, clave para el éxito en los mercados nacional y exterior”.

Pese a que aclara que se deberá esperar al desarrollo reglamentario de la ley, la FEV destaca aspectos de la normativa como los mayores controles de calidad y la posibilidad de usar diferentes marcas y nombres comerciales en caldos acogidos a distintas geográficas, así como la definición del vino como un alimento, lo que permitirá su promoción con dinero público.

En el apartado de protección de la calidad, la Ley de la Viña y del Vino legisla la separación de funciones de los órganos de control y gestión, que podrán ser gestionadas por sociedades públicas o privadas, lo que contribuirá a garantizar la calidad de los vinos con rigor e independencia, según la FEV. De igual forma, la comercialización de productos procedentes de diferentes regiones vitivinícolas bajo las mismas marcas es percibida como una medida importante para impulsar las ventas, tanto en el territorio nacional como en el exterior.

En este sentido, las exportaciones españolas de vino crecieron un 23,33% en volumen (394,17 millones de litros) en el período enero-abril de 2003, en relación con el mismo período del año pasado, según datos de la Dirección General de Aduanas, elaborados por la Federación Española del Vino. En términos de valor, el precio medio descendió un 12,36% (quedando establecido en 1,10 euros por litro), con lo que la facturación se situó en 434,66 millones de euros, un 7,2% mayor a la de los cuatro primeros meses de 2002.

Por productos, los vinos de calidad son los que menos crecen, con incrementos del 4,71% en valor y del 8% en volumen y una caída del 3,11% de su precio medio. Por su parte, las exportaciones de vinos de mesa ascendieron un 22,6% en facturación y del 33,59% en cantidad comercializada, con un descenso del precio medio del 8,22%. El espumoso creció un 27,28% en volumen y un 4,5% en valor, vendiéndose un 17,83% más barato.