AMDPress.- La Comisión de Seguridad Alimentaria de la Comunidad Valenciana ha acordado controlar el etiquetado de los productos alimenticios modificados genéticamente, lo que convertirá a Valencia en la primera Comunidad que incorpora este control a su vigilancia rutinaria.

Según ha indicado el consejero de Sanidad, Vicente Rambla, el Plan de Acción Anual 2003 de Seguridad Alimentaria garantiza de manera habitual, periódica y programada operaciones de control oficial en los establecimientos de alimentación, en donde se verifican distintos aspectos, que van desde el análisis de alimentos y bebidas hasta el control de la higiene del personal.

En este sentido, ha explicado que la Consejería “realizará un total de 179.488 visitas de inspección a industrias y establecimientos sanitarios y tomará unas 14.476 muestras de alimentos para su análisis durante este año”.

Durante el año 2002 se realizaron 176.620 visitas de control a los 58.634 establecimientos alimentarios que existen en la Comunidad Valenciana y se analizaron 15.521 muestras de alimentos. El 28,3% de los establecimientos visitados presentaron alguna deficiencia, por las que se impusieron 1.636 sanciones y se procedió al cierre de 18 establecimientos.